jueves, 24 de mayo de 2018

Críticas destructivas y constructivas, y cómo diferenciarlas


Sé que llevo un tiempo desaparecida por aquí. Los exámenes y los proyectos me tienen absorbida (tenéis dos vídeos en mi canal en los que deliro sobre el proceso de escritura con el #ProyectoYakamoz), pero hoy me apetecía hablaros de algo que creo que es muy importante en el mundo literario: críticas destructivas y constructivas, y cómo diferenciarlas.

Si has creado algo y has dejado que el mundo lo vea, inevitablemente te enfrentas a las críticas. Hoy voy a centrarme en las negativas, en esas que nos dicen qué hemos hecho mal; porque creo que son muy valiosas para aprender y nos pueden ayudar a mejorar muchísimo.

Sin embargo, no todas las críticas son útiles. Por un lado, están las reseñas negativas y constructivas que nos pueden venir muy bien para ver en qué metemos la pata, qué es eso que a los lectores no les gusta o les chirría. Y, por otro lado, están las reseñas negativas que buscan destruir, por decirlo de alguna forma.
Me parece importante saber distinguir las reseñas destructivas para huir de ellas. Sí. He dicho bien. HUIR.
Personalmente creo que ante una reseña negativa el filtro para saber si hay que hacerle caso o no, es preguntarse si te va a aportar algo. Por poner un ejemplo, una reseña negativa y constructiva con una puntuación de  1 sobre 10, te aportará mucho más que una reseña negativa y tóxica con una puntuación mucho mayor.
¿Y qué es una crítica constructiva? Pues es aquella en la que una persona da su opinión, incluso si no es favorable, de forma respetuosa y, además, no solo señala los defectos, sino que da pistas sobre cómo mejorar. ¡Toma nota de todo lo que te digan y seguro que te acabas dando cuenta de algo de lo que tú no eras consciente!
Creo que en el mundo literario es muy difícil ser objetivo. En el ámbito académico me exasperan los comentarios de texto objetivos. Sí, sí. Ya sé que se pueden hacer, yo los hago (no tengo más remedio), ¡pero la literatura hay que sentirla! Por eso hay que tener en cuenta que un componente muy grande de las reseñas es subjetivo y emocional; depende de los gustos del lector, de la situación, de las experiencias… ¿Por qué os cuento todo esto? Porque pude que tú no estés de acuerdo con la lectura respetuosa que haya hecho alguien de uno de tus libros, pero, como para gustos los colores, tienes que respetarlo y aprender a decidir qué críticas usas para mejorar y cuáles no. Es así de sencillo.
Puede que no estés de acuerdo con todos los defectos que haya encontrado alguien, puede que ni siquiera coincidas en ninguno, pero si la crítica es constructiva, debes respetarla. 
Entonces, ¿qué hay que hacer para distinguir una reseña tóxica? A veces hay que leer una reseña entera para saber si es constructiva o no, pero hay algunas señales que alertan desde el principio. Por ejemplo, cuando se falta al respeto al propio escritor, se insulta su estilo y además se generaliza y se pierde la coherencia, es un buen momento para olvidarse de esa reseña. Si algo te va a hacer daño y no te va a aportar nada, no merece la pena.
Este es un tema muy complejo. No creo que la mayor parte de las reseñas destructivas que circulen por ahí busquen herir a nadie. Simplemente, a veces olvidamos que detrás de un producto hay producción, y que esa producción responde a la ilusión y al trabajo de una persona.
Como escritores, creo que lo más sano es no tomarse ninguna de estas críticas destructivas como algo personal (aunque cueste mucho; mucho muchísimo). También pienso que las reseñas constructivas son estupendas, independientemente de la puntuación que le hayan dado a tu libro, y que son una fuente muy valiosa para aprender cómo mejorar.
Hasta aquí, el artículo de hoy. Espero que os haya aportado algo, tanto si creáis contenido como si lo reseñáis.
P.D.: El 2 de junio estaré firmando en la caseta 217 en la Feria del libro de Madrid, de 12:00 a 13:00. Tengo muchas ganas de contaros cosas y de que vosotros me las contéis a mí, ¡así que pasaos a saludar!

Un abrazo, Paula.

5 comentarios:

  1. ¡Hola guapetona!
    Muy buen artículo, y muy útil también para nosotr@s l@s bloggers :)
    No se si tiene relación con esto, pero muchas veces me he planteado prescindir de la puntuación de estrellas porque cuando puntuo algo de 2 estrellas, l@s lector@s del blog ni se molestan en ver mi crítica completa,que suele ser más bien benévola, resaltando tanto cosas buenas como malas y pese a que me haya resultado un suplicio leer determinado libro, intento que no se no se note y es cuando más objetiva intento ser ;)
    De hecho, creo que no tengo reseñas de menos de 2 estrellas porque o bien no me molesto en opinar algo que no me ha gustado nada (no disfruto criticando, la verdad, prefiero fangirlear) o bien es porque he abandonado el libro y no me obligo a terminarlo sólo para criticarlo :b
    En definitiva, tanto escribir como leer y reseñar debería ser algo para promover cultura, retroalimentarnos tod@s, y disfrutar (sobre todo esto último <3)
    ¡Un besazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorry :b Veo varias faltas de ortografía y alguna repetición en el comentario porque mi teclado del móvil y yo nos odiamos XD

      Eliminar
    2. ¡Hola, guapa!
      Lo que comentas de la puntuación es muy interesante. Personalmente a mí tampoco me gustan los números a la hora de puntuar algo.
      ¡Yo tampoco suelo terminar los libros que no me gustan! (A no ser que sea por obligación jajaja)
      Tienes toda la razón con lo que dices.
      ¡Un besazo!

      Eliminar
  2. Hola! Precisamente esta entrada nos viene al pelo. Hay un problema importante con esto y no siempre nuestras críticas constructivas han sido bien recibidas. Creemos que lo has diferenciado perfectamente y esperamos que llegue el mensaje. No ganamos nada con destruir y aportamos con reseñas constructivas.
    Otra cosa es cómo se las toman (las constuctivas) tanto autores como lectores... Hay gente que desgraciadamente entiende que con ellas quieres hacer cambiar el pensamiento de los que te leen y para nada. Cuesta entender en esta comunidad que cada persona tiene su opinión...
    Es un tema peliagudo, entendemos que es difícil escuchar o leer una crítica constructiva pero hay que saber entender la forma y educación con la que te la escriben.
    Para nosotras la sinceridad es lo más importante y seguiremos aportando todo lo que podamos.
    Un beso Paula

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es un tema complicadillo, pero tenéis razón, ¡las reseñas así hacen mucha falta! Me alegro de que os haya gustado el artículo.

      Un abrazo.

      Paula.

      Eliminar